Se trata de una pintura del S.XIX perteneciente al diseñador y decorador Tomás Alía, quien nos encomendó la restauración de la obra tras una serie de fuertes deterioros debidos a golpes y accidentes fortuitos causados por personal doméstico. A primera vista se aprecia que es un óleo sobre lienzo (tipo Velázquez) sin ninguna preparación, lo cual hace que la pintura sea muy frágil y quebradiza.

nuevo bastidor

empapelado

Como vemos en las fotos, los golpes han rajado totalmente la tela y en algunos casos se ha llegado a desprender algún pedazo de esta. La tela sufre de algunas deformaciones y pliegues debidos a los cambios de humedad y temperatura que ha padecido a lo largo de los años. Los bordes del lienzo se encuentran en muy mal estado debido a la oxidación de los clavos que lo sujetan al bastidor, y en su cara posterior acumula mucha suciedad. También el barniz se encuentra algo oxidado.
limpieza reverso

cosidoTeniendo en cuenta todas estas patologías el tratamiento que realizamos consistirá en corregir deformaciones aplicando humedad, calor y presión. Seguidamente se procede con una limpieza del reverso, en este caso limpieza mecánica con bisturí. Solucionaremos los desperfectos del lienzo con un cosido de hilos con BEVA film y aplicando parches e injertos (también con BEVA film) allí donde sea necesario. En el caso de los bordes le añadiremos unos nuevos con un lienzo del mismo tipo y fijándolos con BEVA.injertos

estado inicial reversoPosteriormente procederemos al estucado de las lagunas, para dar paso a la reintegración cromática y terminar con una protección final que consiste en un barniz para cuadros LeFranc.

estucado